“Ciencia en España: Premios para los que copian”. Traducción

Süddeutsche Zeitung (Munich), 26 agosto 2013, edición digital [sección de Educación] http://www.sueddeutsche.de/bildung/wissenschaft-in-spanien-auszeichnungen-fuersabschreiben-1.1754604

Ciencia en España: Premios para los que copian

En la maraña de clientelismo que hay en las universidades españolas a veces los que plagian hasta reciben premios.

Dos científicos acusados de copiar recibieron premios por sus trabajos – esto ocurre en una universidad que tiene la distinción de “campus de excelencia“.

Caciquismo académico

En la maraña de clientelismo que hay en las universidades españolas a veces los que plagian hasta reciben premios. Los críticos se quejan de la falta de movilidad científica; en su lugar, lo que domina en muchos centros es el “incesto académico“.

Thomas Urban El presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, no podía haber elegido peor el momento para presentar su tesis doctoral: entregó su trabajo cuando estaba más que nunca en el foco de la actualidad, pues la ciudad de Madrid, vapuleada por la crisis, acababa de cualificarse como posible sede para los Juegos Olímpicos del verano de 2020. Blanco, que durante muchos años fue presidente de la Real Federación Española de Judo y Deportes Asociados, acababa de ser elegido presidente de la Candidatura Madrid 2020. El trabajo de tesis que presentó se titula “Análisis socio-deportivo del equipo olímpico español en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008“.

Algunos científicos del deporte estudiaron con gran detalle el trabajo con el que Blanco pretendía doctorarse en Vigo, ciudad portuaria de Galicia.Y pronto se enteraron los medios: el antiguo judoka había presentado como trabajo de tesis un plagio. Según éstos, una tesis coincidente a grandes rasgos con el trabajo de Blanco se había defendido anteriormente en la Universidad de Alicante, al otro extremo de España, e irónicamente la directora de ambos trabajos era la misma profesora.

Éste no es el primer caso de plagio en la Universidad de Vigo, la cual -por añadidura- tiene concedido el sello de “universidad de excelencia“. Hace tres años Juan Carlos Mejuto, catedrático de Química-Física de la Universidad de Vigo en el campus de Ourense -ciudad situada a 100 km al Este de Vigo-, se hizo famoso a nivel nacional. El ex-decano, junto con otros autores, habían publicado dos artículos en la prestigiosa revista Journal of Chemical & Engineering Data que resultaron estar fusilados de sendos artículos de unos investigadores chinos.

Pobres conocimientos de inglés como excusa

Mejuto declaró que los trabajos de los chinos habían servido como “modelo lingüistico“ dadas las dificultades con el inglés de los expertos españoles, y que por error se envió a la redacción de la revista en Estados Unidos parte del material auxiliar. Los editores norteamericanos no aceptaron esa excusa y dijeron que se trataba claramente de un plagio.

La prensa española se ocupó profusamente del tema, pero, sin embargo, no hubo consecuencias negativas para los autores. Más bien al contrario: dos de los autores incluso recibieron premios. Uno de ellos obtuvo no sólo el premio extraordinario de doctorado[*] por una tesis sobre el mismo tema que los artículos plagiados, sino además una jugosa beca postdoctoral para una estancia en una universidad extranjera “de su elección“, y esto en un momento en el que las universidades españolas están comunicando a miles de docentes que sus contratos no pueden renovarse debido a los recortes presupuestarios.

[*] Nota de la traductora: Este premio extraordinario de doctorado le fue retirado por la universidad el 26 de enero de 2012, un día antes de la ceremonia de entrega.

El propio Mejuto, que sigue dirigiendo un programa de doctorado, obtuvo un premio del gobierno conservador regional [Xunta de Galicia] por el “excelente trabajo“ de su equipo de investigación, si bien la controversia ya era entonces conocida. El ministro [consejero de educación] responsable, Jesús Vázquez Abad, que también había sido antes decano en Ourense, es un viejo conocido de Mejuto. Cuantía del premio: 112.000 €. El Rector de la Universidad de Vigo, que todo el tiempo ha amparado a los plagiarios, tiene ahora otras preocupaciones: está imputado por blanqueo de capitales por una cuantía de 1,6 millones de euros.

También recibió la atención de la prensa el trabajo de un grupo de profesores de Empresariales: párrafos completos de un informe sobre el sector agroalimentario en la cuenca del Miño, río que fluye por Ourense, estaban copiados literalmente de un estudio similar sobre el Ebro. Sin embargo, los autores no fueron diligentes al copiar, y dejaron tal como estaban algunos pasajes con accidentes geográficos de la región del Ebro. No obstante, y a pesar del notorio plagio, el equipo de investigación recibió por el informe la cantidad de 42.722 € provenientes de fondos FEDER de la Unión Europea.

Corrupción y tráfico de influencias

Tampoco la elección de un nuevo Decano en la Facultad de Ciencias de Ourense transcurrió sin controversias: El geólogo Pedro Araújo había obtenido su doctorado pocos meses antes, apareciendo sólo como coautor de tres cortos artículos científicos. En cambio, tiene buenas conexiones con políticos regionales, y en las últimas elecciones municipales se presentó por la lista de los Socialistas. El alcalde Francisco Rodríguez, compañero del partido, le concedió en 2012 (al parecer, sin mediar concurso público) la cantidad de 70 000 Euros con el encargo de estudiar las fuentes termales de la ciudad. Además, el alcalde concedió 15 000 Euros a la empresa Xeoaquis, cuyo único empleado (según registro) es casualmente el ayudante del Decano.

El alcalde Rodríguez fue detenido a finales de septiembre de 2012 en el marco de la “Operación Pokémon“ por cohecho y tráfico de influencias. Los jueces instructores mostraron tener sentido del humor al dar ese nombre a la operación: en las investigaciones sobre una trama corrupta no dejan de aparecer nuevos personajes, como en el conocido videojuego japonés. Tras ser puesto en libertad con cargos después de varios días, los amigos del partido le organizaron una fiesta, que, según informan los medios, fue pagada con cargo a las arcas municipales. Sin embargo, el alcalde tuvo que dimitir. Una de las primeras medidas que tomó su sucesor tras acceder al cargo fue conseguirle a su hija un lucrativo puesto de asesora [en el ayuntamiento].

No son casos aislados

La Universidad de Vigo, con sus edificios hipermodernos para cuyo mantenimiento empiezan a faltar los medios, y su campus periférico en la acogedora ciudad de Ourense, no son de ninguna manera casos aislados, según la opinión de expertos. El pedagogo José Penalva ha recopilado gran cantidad de información con ayuda de una red de profesores indignados y ha publiado un libro titulado “Corrupción en la Universidad“. Penalva considera el amiguismo como vicio capital de las universidades españolas: según sus estimaciones, las plazas de profesor las consiguen, en un 98% de los casos, los candidatos de la casa, y entre ellos mismos se conceden títulos académicos, distinciones y fondos de investigación. El propio Penalva denunció a la Universidad de Murcia aduciendo que el candidato que quedó por delante de él estaba peor cualificado en todos los aspectos. Ahora denuncia ser objeto de hostigamiento y de acoso laboral.

Los expertos consideran que la falta de movilidad académica es una de las causas del mal lugar que ocupan las universidades españolas en los rankings internacionales. Cada vez más profesores preocupados exigen de los políticos medidas contra el “incesto académico“. También entre algunos profesores de [la Universidad de] Vigo se levantan voces de protesta para que no se metan a todos en el mismo saco de las “ovejas negras“.

En el caso del plagio de Alejandro Blanco, el prominente representante del deporte español, se ha sabido que la directora de la tesis obtuvo un puesto en la Academia Olímpica Española, la cual depende en última instancia de Blanco. La universidad [de Vigo] ha tomado una decisión presionada por la opinión pública: ahora ha comunicado que “no hay tesis“, sino que el trabajo presentado por Blanco es un estudio preliminar, y donde no hay trabajo científico no puede haber
plagio, con lo cual no hay caso.

Thomas Urban, Süddeutsche Zeitung (Munich), 26/08/2013

Share This Post:

sos2016