La Universidad de Vigo, España, reveló la posible comisión de dos plagios realizados por un grupo de investigadores de su institución educativa, del campus de Ourense. El grupo de investigadores autores involucrados en el plagio forma parte de los Departamentos de Química-Física y de Química Orgánica (Facultad de Ciencias) y del Departamento de Informática (Escuela Superior de Ingeniería Informática) de la Universidad de Vigo en el campus de Ourense. El caso es extremadamente grave, especialmente tratándose del área de las Ciencias Naturales, pues éstas se construyen precisamente sobre la credibilidad de los procedimientos y resultados, y no en el fraude.

El grupo de investigación de la Universidad de Vigo publicó en el año 2010 dos artículos en el “Journal of Chemical and Engineering Data”, de la Sociedad Americana de Química, los cuales les fueron retirados a inicios del 2011 por plagio de artículos con autoría de investigadores chinos, en los años 2007 y 2009. El caso fue denunciado en la Facultad de Química de la Universidad de Vigo por parte de Luis Muñoz (decano de la Facultad de Química de la Universidad de Vigo) el 29 de marzo de 2011.

El artículo original “Prediction of Refractive Index of Vinil Polymers by Using Density Functional Theory”, presenta como autores a Xinliang Yu, Bing Yi yXueye Wang, fue publicado por el Journal of Computational Chemistry en mayo de 2007, entre las páginas 2336 y 2341.

Además, el artículo original “Articial neural network prediction of glass transitio temperature of polymers”, con autoría de Wanqiang Liu yChenzohong Cao, fue publicado en mayo de 2009 por Colloid Polym Science (2009, 287; 811-818).

En el año 2010 el Journal of Chemical & Engineering Data (número 55, 2010, pp. 5340 y 5346) publicó el artículo “Prediction of Prop-2-enoate Polymer and Styrene Polymer Glass Transition Using Artificial Neural Networks”, con autoria de Gonzalo Astray Dopazo, Antonio Cid Samamed, Juan Ángel Ferreiro Lage, Juan Francisco Gálvez Gálvez, Juan Carlos Mejuto Fernández y Olalla Nieto Faza. Todos los autores son miembros de tres departamentos de la Universidad de Vigo.

En la misma revista se encuentra el artículo “Prediction of Refractive Index of Polymers Using Artificial Neural Networks”, entre las páginas 5388-5393 con la autoría de Gonzalo Astray Dopazo, Oscar Moldes Figueiral, Juan Ángel Ferreiro Lage, Juan Francisco Gálvez Gálvez y Juan Carlos Mejuto Fernández.



El editor jefe (Editor-in-Chief) de la revista Journal of Chemical & Engineering Data detectó que partes significativas de los artículos de los autores de la Universidad de Vigo estaban ya publicadas en artículos anteriores, cuya procedencia original corresponde a dos equipos de investigación de la Universidad de Hunan (China, 2007 y 2009). Por ello, en enero 11 de 2011 ordenó retirar los artículos de la revista, lo cual se ratificó en la sección “addition/correction”, en la que el editor jefe explicó el motivo del retiro de los artículos de la Universidad de Vigo: publicación duplicada:  “Significant portions of this paper were previously published by different authors in … ” (¡Plagio!).


Además de ello, en la versión digital de la revista, en la parte inferior del título y autores de los dos artículos de la Universidad de Vigo, se incluyó la advertencia o aviso de retiro de ellos:

Del grupo de investigadores y autores de los artículos retirados de la revista se destaca que Juan Francisco Gálvez Gálvez fue vicerrector de la Universidad de Vigo, Campus Ourense, entre junio de 2006 a junio de 2010, además fue director de la Escuela Superior de Ingeniería Informática, entre mayo de 2000 a junio de 2006; en la actualidad es catedrático de la Universidad de Vigo, en Ourense. Además Juan Carlos Mejuto Fernández fue decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Vigo, Campus Ourense, entre los años 2003 y 2009; en la actualidad también es catedrático de la misma institución.

Juan Francisco Gálvez Gálvez y Olalla Nieto Faza son actualmente miembros del Claustro de la Universidad de Vigo (constituído el día 15 de julio de 2010).

El caso ya toma ribetes de revuelo y escándalo. ¿Qué posición adoptarán las academias científicas, en especial de Química de España, Europa y resto del mundo? Al parecer, aun guardan silencio. Medios de comunicación locales y nacionales empezaron a referirse al caso Ourense y despertar el interés de la comunidad académica y el público en general. Interés que debe ser cada vez más agudo y no ser complaciente ni permisivo con la violación (¿sistemática?) del derecho de autor.

En el periódico alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, el periodista Paul Ingendaay dedicó una página entera a este caso, con el título: “¿Es que no sirvió para nada el caso Guttenberg?” No es para menos este llamado de alerta. Los dos casos han sido públicos casi de manera simultánea (inicios de 2011), pero ha sido muy diferente el actuar y el desarrollo de los acontecimientos en un caso y otro. En el caso del exministro Guttenberg se vio obligado a diminir, perdió su título de doctor, la investigación disciplinaria encontró que había plagio y su caso fue llevado por la justicia ordinaria. En el caso de la Universidad de Vigo, campus Ourense el silencio es total, los autores detectados en el posible plagio siguen en sus puestos y las directivas universitarias guardan total hermetismo.

El 02 de julio de 2011 La Voz de Galicia informó que el caso de la Universidad de Vigo también ha mojado páginas en el diario Alemán Der Spiegel. El silencio institucional, la permanencia de los implicados en los cargos de los “autores” plagiarios, obviamente despierta toda la suspicacia del actuar de la comisión investigadora y directivas de la Universidad de Vigo.  Para la verdad, siempre será imprescindible el estado de alerta social y el ojo vigilante de sectores académicos y científicos.

Ken Marsh, Ingeniero Químico, era el editor del Journal of Chémical and Engineering Data cuando fueron publicados los artículos de los autores de la Universidad de Vigo. Ken Marsh nacido en Nueva Zelanda, visita Galicia, España, durante el mes de julio de 2011, momento en el cual el caso de la Universidad de Vigo se encuentra en el ojo del huracán. Ken brindó una entrevista al diario La Voz de Galicia, con reportaje de Jesús Manuel García, a quien manifestó que cuando se encontraba en China se enteró del plagio por la prensa de ese país, donde se empleó el término plagio para referirse a este caso. También Ken Marsh emplea el término plagio. Ken manifó que “la Universidad de Vigo debería haber actuado para zanjar este tema a tiempo.” Sin embargo, seis meses después de retirados los artículos del Journal se presenta un silencio corrosivo por parte de la Universidad de Vigo, campus ourense.

En un blog del Ilac.com.mx, en el artículo titulado El plagio universitario se tiene en cuenta el revuelo e implicaciones del caso de la Universidad de Vigo, no sólo por el plagio en sí, sino por las implicaciones en el quehacer cotidiano institucional de los involucrados en semejante conducta, tan cuestionada en el mundillo académico, como lo es el ser detectado en un caso de violación al derecho de autor.

En el mes de junio de 2011 desde el portal PlagioSOS, en relación con este caso, solicitamos información a las directivas de la Universidad de Vigo, campus Ourense. Sin obtener respuesta.

Se repite la historia. La denuncia de plagio editorial, en cabeza de directivos universitarios, quienes, luego de ser detectados justifican de manera somera lo injustificable: plagio no intencional, errores, citas incorrectas y publicación de borradores (no artículo final).

Dos aspectos simpáticos de los plagiarios detectados y denunciados por publicaciones fraudulentas es declararse o manifestarse sorprendidos por las denuncias y no referirse a un delito, sino a un error, involuntario, y no de quien toma el trabajo de otro autor y se lo atribuye.

Con la responsabilidad y rigor que exige el conocimiento científico y con todas las herramientas tecnológicas e informáticas de la actualidad, sin duda, no hay lugar a excusas de fallo humano (error) en la presentación de los resultados de las investigaciones científicas. Aducir fallo humano en la toma de registros y publicaciones, con varios autores, además de irresponsable es arrojar una bomba atómica al conocimiento, la Ciencia y la credibilidad merecida. Aceptar conductas y excusas irresponsables es asumir que los lectores son (¿somos?) bastante incautos, mientras que algunos “autores” son pasados de avivatos. ¿Qué tipo de científicos e instituciones pueden aceptar, respaldar y proteger esas conductas? La omisión social (por amedrantamiento y/o prebendas) en el entorno académico y científico terminará por erosionar la credibilidad en el trabajo honrado, que encarna toda investigación rigurosa y publicación responsable.

La Universidad de Vigo anunció que el caso es llevado desde marzo de 2011 por la Comisión de Investigación y Transferencia del Conocimiento, ante la cual los implicados tendrán que dar de manera inmediata las explicaciones respectivas. Las actuaciones de esta Comisión Investigadora se iniciaron a mediados de mayo de 2011. Sospechosamente esa comisión investigadora tardó mes y medio para establecer su ruta de investigación, lo cual no pinta bien, más aun cuando ya es común que las comisiones investigadoras de las mismas entidades, han pasado a ser comisiones de absolución.

¿Quiénes integran la comisión investigadora? ¿Es una comisión secreta? ¿Qué relaciones familiares, institucionales, de grupo de investigación y coautoría de publicaciones existe entre los disciplinados y los investigadores? Por supuesto, para la buena salud del conocimiento, la transparencia y las instituciones educativas sería mejor no exista sombra alguna. Por ello, debería ser de público conocimiento quiénes integran la comisión investigadora, y qué vínculos han existido y existen entre sus miembros y cada uno de los autores cuestionados de la Universidad de Vigo.

Ojalá la comisión investigadora sea idónea, integrada por personas distintas al círculo de amistades e influencias de los disciplinados. Si el caso lo amerita, es preferible que el hecho sea conocido por la justicia ordinaria y sea de conocimiento público.

Directivos de la joven Universidad de Vigo manifiestan que es un caso aislado.

Noticia en desarrollo:

http://pubs.acs.org/doi/ipdf/10.1021/je200072e

http://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/je100885f

http://www.lavozdegalicia.es/ourense/2011/07/06/0003_201107O6C2997.htm

http://www.illac.com.mx/profiles/blogs/plagio-universitario

http://ww.avoz.com/ourense/2011/07/03/0003_201107O3C39915.htm

http://www.lavozdegalicia.es/ourense/2011/06/22/0003_201106O22C7995.htm

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Ciencia/china/duplicada/Galicia/elpepisoc/20110520elpepisoc_8/Tes

http://www.lavozdegalicia.es/ourense/2011/05/22/0003_201105O22C2991.htm

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Ciencia/china/duplicada/Galicia/elpepisoc/20110520elpepisoc_8/Tes

http://www.farodevigo.es/sociedad-cultura/2011/05/21/universidad-investiga-acusacion-plagio-exdecano-exvicerrector-ourense/546759.html

http://ww.avoz.com/sociedad/2011/05/21/0003_201105G21P38996.htm

http://amazings.es/2012/01/07/desenlace-del-plagio-digo-duplicacion-en-la-universidad-de-vigo/

http://naukas.com/2012/01/07/desenlace-del-plagio-digo-duplicacion-en-la-universidad-de-vigo/

http://www.fedeablogs.net/economia/?p=17048#more-17048

Share This Post:

sos2016