Comunicado de PlagioSOS: las mentiras de Catalina Ruiz Navarro. Colombia

Cuando mientes, le robas al otro el derecho a la verdad.

Cuando engañas, robas el derecho a la equidad

Khaled Hosseini (1965-)

Médico y escritor afgano

En la tarde del domingo anterior, leímos apartes de la columna en El Tiempo, donde se nos menciona, con respecto a afirmaciones de Catalina Ruiz Navarro (5-7-2020).

https://www.eltiempo.com/cultura/cine-y-tv/cristina-gallego-escribe-sobre-las-denuncias-por-abuso-sexual-contra-ciro-guerra-514350

Nuestro tema de investigación es el plagio o violación al derecho de autor en IberoAmérica. No nos ocupamos de contenidos de acoso sexual ni leído lo referente a las denuncias o defensa de Ciro Guerra. Al releer lo que de nosotros afirmó Catalina Ruiz Navarro en el periódico El Espectador, año 2015, y en Revista Arcadia, 2017, nos volvió a sorprender como el primer día.

  • PlagioSOS y los Estudios de caso

PlagioSOS, un portal original, tiene su origen en Colombia, año 2010. Somos un grupo de profesionales que realizamos una modalidad muy específica de periodismo digital, con respecto a la investigación y denuncia pública de posibles casos de plagio o violación al derecho de autor, de manera preferente publicaciones que proceden del ámbito académico (trabajos y tesis de grado, artículos y libros).

La información la recibimos de víctimas directas o personas que de manera accidental detectan el posible plagio. La organización de documentos y perfeccionamiento de la investigación constituye un proceso lento y detallado, que generalmente ocupa varios meses, en algunas ocasiones años. Los Estudios de caso presentados deben estar perfectamente documentados, ser certeros y la carga probatoria alcanzar el nivel de incontrovertible, esto, mediante pruebas y evidencias documentales objetivas, verificables y contrastables.

Entre 2010 y 2020 (abril 23) hemos presentado 45 Estudios de caso, 24 de ellos en Colombia. Las publicaciones cuestionadas corresponden a autores de distintos países, géneros, años de publicación y tipo de documentos (trabajos de grado, tesis de maestría, tesis doctorales, artículos en revistas indexadas y libros). Observamos especial interés en aquellas publicaciones que dan lugar a títulos universitarios, debido a que el plagio devela aspectos de deleznable formación académica, ausencia de aplicación de controles de calidad editorial, silenciamiento mediático, complicidad e impunidad institucional.

El sistema universitario, el alma mater, en su misión institucional se concibe en una interacción altruista de servicio a la nación y humanidad pero que, debido a la ausencia de escrúpulos personales y fracturas en la formación profesional, muchos titulados terminan por hacer parte de maquinarias de descomposición social y corrupción. No es casual que, en los más sonados casos de corrupción y saqueo del erario, al revisar las hojas de vida académica de los protagonistas, varios tienen su procedencia en prestigiosas universidades del país.

En PlagioSOS, la presentación de los Estudios de caso, en calidad de denuncia pública se encuentran cimentados en derechos constitucionales, leyes, reglamentos y normas académicas. El ejercicio de derechos de libertad de investigación, derechos de autor, desarrollo de la personalidad, de libertad de expresión, información y comunicación hacen parte de una democracia deliberante y actuante, sin los cuales la ciencia, cultura y educación no tendrían fórmulas de evaluación y evolución. Una sociedad democrática requiere de estas libertades, de tal manera que se dé lugar a la consulta libre, análisis, revisión y cuestionamiento respetuoso a las publicaciones académicas o de uso general. Parece una obviedad, pero las publicaciones tienen como propósito la lectura y exposición al lector, solo de esa manera pueden constituirse en herramientas de análisis y trabajo.

Los Estudios de caso poseen una estructura sencilla, con redacción de fácil lectura y comprensión, se encuentran expuestos de manera respetuosa, precisa, técnica y estrictamente documental. En estas investigaciones periodísticas se encuentran las publicaciones y sus enlaces de acceso, lo cual permite al lector obtenerlas por sí mismo; además, procuramos anexar los documentos en archivos digitales. Igualmente, elaboramos tablas comparativas de Excell, con párrafos contrastantes donde indicamos de manera técnica el hallazgo de copia textual, casi textual o parafraseo sin cita. De esta manera documental, objetiva, sencilla, práctica, precisa y verificable el lector discierne la información suministrada y así, a partir de su formación personal y académica, puede confirmar o controvertir los resultados hechos públicos.

Los títulos de los Estudios de caso se encuentran formulados a manera de interrogante. A lo largo del texto narrativo nos referimos al “posible plagio” y en las tablas comparativas por párrafos, subrayamos las similitudes de los textos contrastados y hacemos uso de términos técnicos resultado de la comparación.

La información de los autores se circunscribe a sus nombres y apellidos, nacionalidad, institución, profesión y trayectoria académica. De las publicaciones cuestionadas, la información más relevante son título de la obra, autor, editor, año y lugar de publicación, número de páginas y signatura topográfica.

Es comprensible que para un autor no es fácil ver su obra cuestionada, en relación con la originalidad. Pero si la exposición está soportada con pruebas documentales, que develan aquello que yacía oculto y de lo cual solo el autor tenía conocimiento, es deber social y profesional dar respuesta, no a PlagioSOS, sino a la comunidad académica y a la institución que editó la obra y/u otorgó títulos académicos. Ante este tipo de denuncias no hay derecho al silencio, no es aceptable. El autor y editor tienen el deber de pronunciarse y asumir responsabilidades.

Si a pesar que las leyes y reglamentos académicos incorporaron la sanción de la violación al derecho de autor, que además se encuentra tipificada en la justicia ordinaria, es evidente que los directivos universitarios y las instituciones de control y vigilancia han optado por ignorar las denuncias de posible plagio y así encubrir ese tipo de conductas. Por ese camino, el proceso de autodestrucción institucional y degradación de la educación y la ciencia es irreversible, y las consecuencias las sufre, a diario, el conjunto de la sociedad.

Las denuncias por plagio o violación al derecho de autor pueden ser anónimas, no solo porque el anonimato sea un derecho legal, sino porque en la práctica lo importante es el acervo probatorio que sustenta la denuncia del posible plagio y no los nombres y apellidos de los denunciantes.        

  • Estudio de caso N.° 7. Trabajo de grado de María Salomé Sánchez Monsalve. Abril 23 de 2014.

El 23 de abril de 2014, presentamos el Estudio de caso “¿Plagio múltiple en trabajo de grado de Filosofía de la Pontificia Universidad Javeriana?” (primera actualización), donde aportamos pruebas y evidencias documentales de posible plagio en el trabajo de grado titulado “Filosofía y cultura latinoamericana: una reflexión desde Leopoldo Zea”, con autoría de María Salomé Sánchez Monsalve, con el cual en 2010 obtuvo título de filósofa en la Pontificia Universidad Javeriana –PUJ-, Bogotá. En ese Estudio de caso anexamos el trabajo de grado mencionado y tres documentos de otros autores, además de fragmentos en tabla Excell, donde se indican diez párrafos, ubicados en diez páginas con copia sin cita. Ese aparte del Estudio de caso se titula: Posibles plagios en el trabajo de grado “Filosofía y cultura latinoamericana” (Sánchez, 2010).

En archivo PDF la Biblioteca de la PUJ publicó el trabajo de grado de María Salomé Sánchez Monsalve, donde se encuentra copia del acta de entrega del trabajo de grado por parte de la estudiante, mediante la cual autoriza la consulta y reproducción en el sistema de bibliotecas de la PUJ; la incorporación del acta firmada con número de cédula hace parte de los protocolos de entrega del archivo PDF de los trabajos y tesis de grado de la PUJ.

En abril de 2014, primera actualización, ese Estudio de caso lo presentamos de manera parcial (tres documentos, diez párrafos y diez páginas comprometidas). Luego de activado el Estudio de caso, lo enviamos a los correos institucionales de la PUJ, sin obtener respuesta alguna.

En el año 2015 María Salomé Sánchez Monsalve acudió a la Superintendencia de Industria y Comercio –SIC-, donde solicitó bloqueo del Estudio de caso y sanción contra PlagioSOS, invocando protección de datos personales. El 29 de octubre de 2015, la SIC ordenó medida cautelar de bloqueo “temporal” del Estudio de caso N.° 7, por posibles infracciones a la protección de datos personales. La orden de bloqueo fue acatada de inmediato e iniciamos el proceso de defensa frente a la SIC.

https://www.sic.gov.co/noticias/superindustria-ordena-bloqueo-temporal-de-informacion-personal-contenida-en-el-portal-por-presuntas-infracciones-al-regimen-de-datos-personales

Luego de obtener el silenciamiento de PlagioSOS por parte de la SIC, María Salomé Sánchez Monsalve se dirigió ante las directivas de la PUJ, Bogotá, para tramitar la restricción de libre acceso a su trabajo de grado. Era momento de ocultarlo. El 5 de enero de 2016, mediante concertación entre la autora y directivas de PUJ, el trabajo de grado publicado en 2010 fue confinado a “acceso restringido” o consulta privada, es decir, solo mediante autorización escrita de la autora este puede ser consultado en la sala de la biblioteca, sin obtener copia.

https://www.javeriana.edu.co/educon/repositorio

Una vez que fuimos notificados de la repentina orden de bloqueo de la SIC, desde octubre de 2015, hemos persistido en la disputa legal para demostrar que somos un medio de expresión e investigación periodística, que contamos con medios y procedimientos idóneos de contacto para atender quejas o solicitudes de rectificación. María Salomé Sánchez Monsalve ni las directivas de la PUJ contactaron a PlagioSOS ni solicitaron rectificación o controversia de las pruebas y evidencias públicas, a pesar de exhibir medios electrónicos idóneos.

Referente al Estudio de caso N.° 7, poseemos pruebas y evidencias documentales detalladas, que permiten constatar que en ese trabajo de grado párrafos del 60% de las páginas provienen sin cita de 13 publicaciones de otros autores. En su debido momento las haremos públicas, luego que la SIC ordene levantar el bloqueo “temporal”, que ya alcanza casi cinco años (57 meses).

En el año 2017, un grupo de periodistas de Vice, liderados por Sebastián Serrano (La Liga Contra el Silencio) realizaron el reportaje que titularon “Así intentaron censurar a los detectives del fraude universitario”, donde cubrieron el Estudio de caso N.° 7.

Vice tuvo acceso a pruebas y evidencias del posible plagio, algunas de las cuales publicaron en su reportaje.

Durante la investigación, Sebastián Serrano intentó entrevistar a la filósofa María Salomé Sánchez Monsalve. Pero, según su abogado, la autora prefiere no pronunciarse acerca del caso.

https://www.vice.com/es_co/article/qv8daq/plagiosos-superintendencia-de-industria-y-comercio-fraude

  • Columnas de opinión “CalumnioSOS” (noviembre 25 de 2015)y “Derecho a la desindexación” (diciembre 9 de 2015), Catalina Ruiz Navarro.

Es necesario ubicar estas dos columnas en el contexto de la cortina de humo mediático, en articulación con la orden de bloqueo institucional de PlagioSOS (SIC, octubre 29 de 2015). La estrategia no fue controvertir las pruebas y evidencias, sino deslegitimar a los denunciantes. De esa manera, nadie se atrevería a cuestionar el contenido del trabajo de grado ni el título de filósofa obtenido por María Salomé Sánchez Monsalve en la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá

Estas dos columnas también se encuentran en el blog personal de Catalina Ruiz Navarro.

https://catalinapordios.wordpress.com/category/uncategorized/page/13/

El 25 de noviembre de 2015, el periódico El Espectador, con autoría de Catalina Ruiz Navarro publicó la columna titulada “CalumnioSOS”.

https://www.elespectador.com/opinion/opinion/calumniosos-columna-601470/

El sugestivo título se podría suponer con la potencia argumental de demostrar y desmontar mentiras atribuibles a PlagioSOS. Veremos si lo hizo. Luego de la lectura, lastimosamente es fácil observar que en la columna “CalumnioSOS”, Catalina Ruiz Navarro no desvirtuó ninguna de las pruebas (tres documentos) y evidencias presentadas (diez párrafos) en el Estudio de caso N.° 7.

La columnista tenía como propósito ¿develar? o ¿encubrir?

En “CalumnioSOS” aseguró a sus lectores que “la Javeriana investigó y declaró de manera oficial que Sánchez no había plagiado” (párrafo 2° de la columna), afirmación que repitió en el cuarto párrafo: “Si todas las autoridades pertinentes han declarado que Sánchez no ha cometido plagio”. Lo anterior es contrario a la realidad documental, debido a que las directivas de la PUJ no abrieron investigación disciplinaria formal, la denuncia solo fue revisada por una comisión integrada por el decano de la Facultad de Filosofía, dos abogados de la Oficina Jurídica de la PUJ y la directora del trabajo de grado (imagínense la ecuanimidad de la comisión, la ausencia de conflicto de intereses y las inquebrantables garantías al derecho de autor), quienes conceptuaron: “pese a que se evidencia que no hubo dolo ni mala fe por parte de la egresada al presentar su trabajo de grado; si falta al rigor, que exigen las normas tanto metodológicas, como sobre derecho de autor frente al denominado derecho de cita”.

Debido a que las directivas de la PUJ omitieron adelantar la investigación disciplinaria formal, ¿de dónde surge la afirmación de Catalina Ruiz Navarro de acuerdo con la cual “la Javeriana investigó y declaró de manera oficial que Sánchez no había plagiado” y “si todas las autoridades pertinentes han declarado que Sánchez no ha cometido plagio”? Esa afirmación no cuenta con ningún soporte documental, pero, expresado de manera reiterada por la columnista de El Espectador, la comunidad académica y el conjunto de la sociedad, así lo creerían.

Sin investigación disciplinaria tramitada, ni resolución oficial de la PUJ, es imposible sustentar semejante afirmación. Invitamos a Catalina Ruiz Navarro hacer pública las pruebas documentales con la “declaración oficial” de ausencia de plagio emitida por la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá.

En cambio, las evidencias documentales, producto de la comparación de los diez párrafos presentados en el Estudio de caso N.° 7 (abril 23 de 2014) coinciden con la afirmación de las directivas de la PUJ: sí falta el rigor, que exigen las normas tanto metodológicas, como sobre derechos de autor frente al denominado derecho de cita. Dicho de otra manera, en ese trabajo de grado el posible plagio sí existe, debido a la ausencia de citas, muchas.

De acuerdo con el nivel de comprensión de lectura de Catalina Ruiz Navarro, ¿qué le significará la afirmación: sí falta el rigor, que exigen las normas tanto metodológicas, como sobre derechos de autor frente al denominado derecho de cita? ¿Lo suyo es déficit de comprensión de lectura?, o ¿inducción premeditada de engaño a sus lectores?

En el párrafo tercero de su columna, expresó que “hasta tenían publicadas fotos de su cédula y firma, lo que es una clara violación de su privacidad”. Con ese señalamiento de Catalina Ruiz Navarro, cualquier lector incauto imagina asombrado que en el Estudio de caso N.° 7 habíamos publicado una foto de la cédula de María Salomé Sánchez Monsalve (“fotos de su cédula y firma”). En el Anexo 1 del Estudio de caso N.° 7 se encuentra el trabajo de grado de María Salomé Sánchez Monsalve, en archivo PDF. En ese archivo PDF, página 5, está la copia del acta de entrega del trabajo de grado, agosto de 2010, que la autora tramitó ante la dirección de la Biblioteca de la PUJ, acta que está soportada por su firma y número de cédula, lo cual hace parte de los protocolos institucionales. Pero la manera en que la columnista lo presentó tergiversó la realidad, con el evidente propósito de desprestigiar a PlagioSOS. Invitamos a la Catalina Ruiz Navarro a que presente el soporte documental de la afirmación “hasta tenían publicadas fotos de su cédula y firma”.

Pero, como la columna “CalumnioSOS” no se planteó desvirtuar las pruebas y evidencias documentales expuestas, ni demostrar la no existencia de plagio en el trabajo de grado cuestionado, mucho menos se atrevería informar que las directivas de la PUJ no abrieron investigación formal pero que en cambio aceptaron que ese trabajo de grado sí falta el rigor, que exigen las normas tanto metodológicas, como sobre derechos de autor frente al denominado derecho de cita.

También afirmó que a los autores cuestionados en PlagioSOS, no brindamos derecho de réplica. Es otra afirmación realizada sin ningún tipo de prueba. PlagioSOS siempre ha contado con medios de contacto y María Sánchez nunca solicitó rectificación.

En el cuarto párrafo de esa columna, la autora aseguró que PlagioSOS es “un portal que declara que resolverá el asunto por su cuenta, al mejor estilo paramilitar”. “Declara”, dice: “declara que resolverá el asunto por su cuenta”. ¿En dónde y cuándo hemos realizado esa “declaración”? Invitamos a Catalina Ruiz Navarro a que haga pública esa “declaración” que dice es nuestra. Para tranquilidad pública, nunca hemos hecho ese tipo de afirmaciones, no es nuestro lenguaje, estilo ni ideario.

Catalina Ruiz Navarro, al referirse a otros Estudios de caso, también en ese cuarto párrafo de “CalumnioSOS” afirmó que a “un profesor de la Nacional, al que le publicaron fotos de sus hijos sin justificación alguna y con aparente intención de que su familia también sea perseguida”. En ese punto, ya el lector incauto azotó la mesa ante tan obvia inaceptable conducta. De la manera más amable, invitamos a Catalina Ruiz Navarro presente las pruebas de acuerdo con las cuales en PlagioSOS hemos hecho algo así. Nuevamente, para tranquilidad pública, esa afirmación de Catalina Ruiz Navarro no es cierta.

Durante el trámite de la orden de bloqueo de la SIC, en PlagioSOS nos pusimos en contacto con el abogado de María Salomé Sánchez Monsalve y en esa papelería suministramos el nombre y apellidos, número de cédula y número celular nuestro. A pesar que PlagioSOS es un blog anónimo, de denuncia pública documental, Catalina Ruiz Navarro en “CalumnioSOS” reveló el nombre y apellido de uno de sus integrantes y responsable, poniendo en riesgo su integridad. Por esos días, el responsable de PlagioSOS recibió una llamada en términos bastante descorteses e intimidantes de parte de un hombre (número de celular: 300-6XXXX71), quien afirmó ser familiar cercano de María Salomé Sánchez Monsalve.

Desde el músculo mediático de El Espectador, sin argumentos y contra toda evidencia fáctica y documental, estéril de argumentos pero con facilidad de engaño, Catalina Ruiz Navarro se condujo por la vaguedad de los señalamientos y afirmaciones degradantes, conducentes a descalificar a PlagioSOS, un blog anónimo, marginal, minúsculo y sin recursos económicos, pero que se atrevió a hacer públicas pruebas y evidencias de posible plagio en un trabajo de grado de la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá.

Luego de “CalumnioSOS”, quince días después, el 9 de diciembre de 2015, el periódico El Espectador, con autoría de Catalina Ruiz Navarro publicó la columna titulada “Derecho a la desindexación”.

https://www.elespectador.com/opinion/opinion/derecho-la-desindexacion-columna-604499/

Imaginamos que la periodista y columnista Catalina Ruiz Navarro, regocijada por la orden de bloqueo (censura) contra PlagioSOS, ahora solicitaba era necesario pasar a desindexar, es decir borrar todo comentario o libre expresión ciudadana en la red informática, que hubiese denunciado el posible plagio en el trabajo de grado de María Salomé Sánchez Monsalve. La intención de censura era total, de tal manera que no quedara ningún rastro de la denuncia. Eso no causó sorpresa, cuestionamiento o controversia a sus colegas en El Espectador.

En “Derecho a la desindexación”, Catalina Ruiz Navarro dio continuidad a las expresiones como “falsas acusaciones sobre “plagio” a la filósofa javeriana María Salomé Sánchez”, “la información maliciosa que sobre ella aparecía en el portal PlagioSOS”, “las acusaciones falsas indexadas, y hasta sus datos personales”, “la información del portal PlagioSOS es una calumnia” e “información malintencionada y mentirosa”. En la columna repitió esas expresiones, pero como en la anterior, no brindó ningún tipo de argumento o prueba que negara o desvirtuara las pruebas y evidencias del Estudio de caso ya censurado.

El mensaje es claro. El plagio y la obtención de títulos fraudulentos son una práctica inexistente, imaginaria; el plagio no existe. Las denuncias enviadas a las instituciones académicas no son radicadas ni tramitadas de manera legal y formal, en cambio son atendidas por comisiones integradas por el decano, abogados de la institución y director de tesis. Quienes se atrevan a realizar la denuncia pública, les espera la censura, la descalificación y la intimidación personal. Los medios de comunicación, periodistas y columnistas tienen por misión el silencio y el encubrimiento falaz. En ese contexto, la defensa del derecho de autor es contra viento y marea. Precisamente, debido a ese contexto institucional y mediático, es una lucha que debe darse así, contra viento y marea.

  • Estudios de caso N.° 25 y N.° 38. Declaración de Catalina Ruiz Navarro a la Revista Arcadia (2017)

En diciembre de 2015 recibimos información precisa de posible plagio en el trabajo de grado (PUJ) y tesis de maestría (UniAndes) de Catalina Ruiz Navarro. Estos Estudios de caso los publicamos años después.

Estudio de caso N.° 25. ¿Plagio en trabajo de grado de Filosofía de Catalina Ruiz Navarro, Pontificia Universidad Javeriana -PUJ-, Bogotá? Agosto 4 de 2018.

En este Estudio de caso presentamos el posible plagio en el trabajo de grado de Filosofía titulado “El Caribe como territorio estético y minoritario” (PUJ, Bogotá, 2008, pp. 127), con autoría de Catalina Ruiz Navarro. La copia sin cita detectada alcanza 53 párrafos, en 40 páginas (34% de las páginas efectivas), procedentes de 17 publicaciones previas no citadas.

http://www.plagios.org/estudio-de-caso-n-25-plagio-en-trabajo-de-grado-de-filosofia-de-catalina-ruiz-navarro-pontificia-universidad-javeriana-puj-bogota/

Una vez activado el Estudio de caso, en calidad de denuncia pública documental lo tramitamos ante las directivas de la PUJ y órganos de control institucional (Ministerio de Educación y Procuraduría General de la Nación), sin obtener respuesta.

Luego de la denuncia, el trabajo de grado “El Caribe como territorio estético y minoritario” (PUJ, 2008) en la biblioteca de la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, fue confinado a “acceso restringido” o consulta privada. Solo con autorización escrita de Catalina Ruiz Navarro, este puede ser consultado en sala, sin poder obtener copia.

https://www.javeriana.edu.co/educon/repositorio

En diciembre de 2017, el director del periódico El Espectador, Fidel Cano Correa, señaló esta denuncia como “una campaña contra” Catalina Ruiz Navarro y, sin escozor, la práctica del plagio la rebajó a “ligerezas universitarias”.

Estudio de caso N.° 38. ¿Plagio en tesis de maestría de Catalina Ruiz Navarro, Universidad de los Andes? Bogotá, Colombia. Agosto 4 de 2019.

En este Estudio de caso presentamos el posible plagio de la tesis de maestría de Literatura titulada Crónica o la eterna modernidad” (UniAndes, Bogotá, 2011, pp. 53), con autoría de Catalina Ruiz Navarro. La copia sin cita detectada alcanza 30 párrafos, en 16 páginas (30% de las páginas efectivas), procedentes de nueve publicaciones previas no citadas.

https://www.plagios.org/estudio-de-caso-n-38-plagio-en-tesis-de-maestria-de-catalina-ruiz-navarro-universidad-de-los-andes-bogota-colombia/

Una vez activado el Estudio de caso, en calidad de denuncia pública documental lo tramitamos ante las directivas de la Universidad de los Andes y órganos de control institucional (Ministerio de Educación y Procuraduría General de la Nación), sin obtener respuesta.

Respuestas a la Revista Arcadia. El 5 de diciembre de 2017, cuatro meses después de publicado el Estudio de caso N.° 25, Catalina Ruiz Navarro respondió un cuestionario de la Revista Arcadia.

https://www.revistaarcadia.com/noticias/articulo/catalina-ruiz-navarro-acusaciones-plagio/67182

Al cuestionamiento ¿por qué en su trabajo de grado fragmentos de obras y frases de otros autores “aparecen sin ningún tipo de citación”? Catalina Ruiz Navarro faltó a la verdad cuando expresó que se trata del “marco teórico” (en esa tesis no existe ningún aparte titulado «marco teórico» o equivalente), cuando en realidad los 53 párrafos detectados se encuentran a lo largo del documento, en 40 páginas ubicadas en los capítulos 3, 4 y 5. Además, contrario a toda evidencia documental y normativa, expresó que esos párrafos “tienen problemas de citación”, cuando en realidad no es que estén citados de manera inadecuada o incompleta, es que sencillamente los autores originales no están citados (“aparecen sin ningún tipo de citación”).

En esa fallida respuesta a la Revista Arcadia, reprodujo las afirmaciones sin sustento que dos años atrás había consignado en El Espectador, con el propósito de descalificar al blog que la había puesto al descubierto. Luego, cuando hicimos pública, en 2019, igual situación en su tesis de maestría de “literata” de la UniAndes, el silencio fue total. También la impunidad.

Grupo PlagioS.O.S

Portal PlagioS.O.S

Share This Post:

sos2016