Derecho de petición a ICESI. Trabajo de grado de Natalia Bedoya Rendón (Derecho, 2014)

Agosto 12 de 2021

Francisco Piedrahita Plata

Rector Universidad ICESI

Asunto: Derecho de petición, solicitud de información trabajo de grado de Natalia Bedoya Rendón.

Cordial saludo.

Por medio de la presente, nosotros, Grupo PlagioS.O.S, con este derecho de petición (artículo 23 de la Constitución Política de Colombia y las disposiciones pertinentes del Código Contencioso Administrativo) exponemos HECHOS relacionados con el interrogante de la existencia y publicación del trabajo de grado de la egresada Natalia Bedoya Rendón (ICESI, derecho, 2014), solicitamos a Ud., en su calidad de rector de la Universidad ICESI, respuesta precisa a nuestras preguntas.

HECHOS:

En el año 2019 realizamos la búsqueda del trabajo de grado de la egresada de la Facultad de Derecho de la Universidad ICESI, Natalia Bedoya Rendón. Consultamos la Biblioteca, repositorio de ICESI, revista Precedente, CvLAC y GrupLAC (MinCiencias) de docentes de la ICESI. La búsqueda no arrojó resultados con evidencia o indicio de existencia de un trabajo de grado con esa autoría.

https://www.icesi.edu.co/biblioteca/

https://repository.icesi.edu.co/biblioteca_digital/

https://www.icesi.edu.co/revistas/index.php/precedente

https://scienti.minciencias.gov.co/cvlac/Login/pre_s_login.do

https://minciencias.gov.co/la-ciencia-en-cifras/grupos

En enero de 2019 enviamos dos twits a Natalia Bedoya Rendón e ICESI, en los cuales solicitamos indicaran el título del trabajo de grado y su acceso, sin obtener respuesta.

A pesar que la solicitud se refiere a información general y académica (título del trabajo de grado y su acceso), que fue presentada de manera sustentada y respetuosa, la respuesta que recibimos de parte de la egresada de ICESI fue el silencio y el bloqueo en Twitter. De parte de las directivas ICESI (institucional, rector y Biblioteca), la respuesta fue el silencio.

Las exigencias del proceso formativo en el pregrado, Facultad de Derecho, son exhibidas en los objetivos del Trabajo de grado I y en la metodología del Trabajo de grado II, cuya descripción indica que:

“Conforme a lo dispuesto por la Universidad TODOS sus estudiantes deberán presentar y aprobar un Trabajo de grado para optar por el título de su respectivo programa. En la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, la elaboración de este trabajo de grado está programada para dos semestres consecutivos, según lo establece el documento que sirve de reglamento, denominado Condiciones para elaborar el Trabajo de grado en el programa de Derecho.” (La mayúscula es nuestra).

De acuerdo con la metodología del Proyecto de Grado II, además de dos secciones de formulación, la normatividad de ICESI indica las condiciones de elaboración y entrega del Trabajo de grado aprobado:

“Adicionalmente habrá una entrega final del trabajo de grado que deberá ser entregada según las condiciones que establece el reglamento Condiciones para elaborar el Trabajo de grado en el programa de Derecho.” De manera coherente, con el propósito de difundir el conocimiento generado por parte de la comunidad académica de ICESI, los trabajos de grado aprobados deben ser enviados en formato digital a la Biblioteca ICESI (Formulario EDB-02).

En septiembre de 2019, en entrevista realizada por Levy Rincón (Vox Pop), éste preguntó a Natalia Bedoya Rendón acerca de la existencia de su trabajo de grado (O sea, no hiciste tesis). De manera categórica la entrevistada respondió así: “Pregunten directamente a la Universidad ICESI, si hice proyecto de grado o no hice proyecto de grado. Para los que no saben lo hice en derecho laboral, un tema de la estabilidad de las mujeres embarazadas, de los padres y madres cabeza de familia, de la estabilidad laboral reforzada» (minutos 5:06-5:42) (la mayúscula es nuestra).

https://www.youtube.com/watch?v=xt425wv0d9Q&t=6s

Al consultar la Biblioteca y repositorio ICESI, se observa que los trabajos de grado aprobados en el tema estabilidad laboral tienen como autores personas diferentes a Natalia Bedoya Rendón. Estos trabajos fueron dirigidos por Natalia Rodríguez Uribe, quien en su CvLAC no reporta haber dirigido ni evaluado alguno con autoría de Natalia Bedoya Rendón. Por ello, lo expresado en la entrevista a Levy Rincón no se compagina con la realidad documental institucional, pues son otros los autores.

https://www.icesi.edu.co/profesores/cv/natalia-rodriguez

https://scienti.colciencias.gov.co/cvlac/visualizador/generarCurriculoCv.do?cod_rh=0000010361

En febrero de 2020, Diana Díaz recibió respuesta de parte de la Coordinación de servicios de información de la Biblioteca ICESI, de acuerdo con la cual en la colección de trabajos de grado no se encuentra alguno cuya autoría corresponda al nombre de Natalia Bedoya Rendón:

“Una vez verificada la información de nuestras colecciones de TG y tesis, le comento que el documento solicitado no se encuentra en la Biblioteca ICESI”.

En abril de 2020, dos meses después, Diana Díaz, mediante derecho de petición solicitó a las directivas de ICESI la siguiente información académica:

  1. Título y subtítulo del trabajo de grado de Natalia Bedoya Rendón
  2. Nombre de la Biblioteca donde se encuentra alojado el trabajo de grado.
  3. Fecha de publicación, formato, número de páginas y nombre y apellidos de la autora.
  4. Signatura topográfica y link de acceso.

A pesar que se trata de información exclusivamente académica y general, que corresponde a aquella exhibida en cualquier trabajo de grado aprobado y publicado, las directivas de ICESI omitieron dar respuesta a la totalidad de interrogantes, con la excusa de catalogarlos como “datos semiprivados” y que, para responderlos, requerían la autorización de la egresada.

Luego de la respuesta negativa de ICESI, la egresada Natalia Bedoya Rendón no se sintió aludida para esclarecer la realidad de su trabajo de grado. Una vez más guardó silencio.

El 3 de agosto de 2021, Pluralidad Z publicó el informe que tituló “Natalia Bedoya, la activista del uribismo que habría mentido con su título de abogada”, con autoría del Grupo PlagioS.O.S. En ese informe, de manera sustentada y documental, pusimos en duda la existencia del trabajo de grado que otorgó el título de pregrado a la egresada de ICESI.

https://pluralidadz.com/nacion/natalia-bedoya-la-activista-del-uribismo-que-habria-mentido-con-su-titulo-de-abogada/

El 4 de agosto Natalia Bedoya Rendón publicó y fijó en Twitter un “Comunicado oficial” donde exhibió unos diplomas académicos, pero guardó silencio con respecto a la existencia del trabajo de grado exigido por ICESI, tema central del informe del día anterior. En dicho “Comunicado”, la egresada de ICESI expresó que, para acceder a su información académica, brindaba “total autorización para ser corroborada con las instituciones correspondientes”.

https://twitter.com/natiibedoya/status/1423086972847988737

https://twitter.com/natiibedoya/status/1423086972847988737/photo/1

Esta autorización de la egresada debería ser acogida por ICESI y dar por cumplido el requerimiento que solicitó en abril de 2020 y así desbloquear el acceso a esa información académica.

Debido a que existen claras contradicciones entre la normatividad de ICESI (trabajo de grado obligatorio, su aprobación y entrega a la Biblioteca), los resultados de búsqueda en la Biblioteca y repositorio ICESI, la respuesta de Biblioteca ICESI y lo expresado por la egresada, acudimos a Ud., rector de la Universidad ICESI, en busca de respuestas:

SOLICITUD DE INFORMACIÓN RELACIONADA CON EL TRABAJO DE GRADO APROBADO DE LA EGRESADA NATALIA BEDOYA RENDÓN (DERECHO, 2014):

  1. Número de caracteres (con espacio) del título del trabajo de grado.
  2. Número de caracteres (con espacio) del resumen.
  3. Número de directores (a) y evaluadores (b) del trabajo de grado.
  4. Fecha de aprobación del trabajo de grado (día, mes y año).
  5. Fecha de entrega a la Biblioteca ICESI (diligenciamiento del Formulario EDB-02) (día, mes y año).
  6. Tipo de formato (a), número de capítulos o secciones (b) y número de páginas (c).
  7. Signatura topográfica en el repositorio de la Biblioteca ICESI.
  8. Fecha de publicación en el repositorio de la Biblioteca ICESI.
  9. Número de palabras claves en el repositorio de la Biblioteca ICESI.
  10. Colecciones de ubicación en el repositorio de la Biblioteca ICESI.

Como puede observar, ninguna de estas preguntas vincula el nombre ni datos personales de la egresada.

Agradecemos su respuesta precisa a todos y cada uno de los numerales.

Atte.,

Grupo PlagioS.O.S

Con copia:

Natalia Bedoya Rendón

Ministerio de Educación Nacional

Asociación Colombiana de Universidades -ASCUN-

Consejo Superior de la Judicatura

Consejo Nacional de Acreditación

Procuraduría General de la Nación

Transparencia Colombia

Instituto Anticorrupción

Medios de comunicación y redes sociales

Respuesta al derecho de petición, ICESI.

Santiago de Cali, 20 de Agosto de 2021

Señores:
“GRUPO PLAGIOS S.O.S.”
Sin identificación, ni personería jurídica, ni representante legal.
Con domicilio desconocido.
Referencia: Derecho de petición recibido por correo electrónico el día jueves 12 de Agosto de 2021.


Reciban un saludo.


En atención al derecho de petición por ustedes presentado, nos permitimos, antes de dar respuesta, precisar algunos de los puntos de partida que han asumido equivocadamente en su escrito.


a.- Ustedes hacen saber que en el año 2019 publicaron dos “twits” (sic) en los que se solicitaba información a la Universidad Icesi por el “trabajo de grado” de la egresada Natalia Bedoya Rendón. E indican que esas solicitudes no fueron contestadas por nuestra parte.
Es importante aclarar que, revisadas las imágenes que ustedes mismos han adjuntado, encontramos que en sólo uno de dichos tuits se hace mención al nombre de la Universidad Icesi y que, dada la redacción allí empleada, lejos se encuentra ese tuit de constituir un derecho de petición que contenga una solicitud concreta o un interés legítimo indicado, a partir de los cuales se hubiera generado para la Universidad una obligación de contestar. Cuando la jurisprudencia y la ley reconocen que por redes sociales se pueden presentar derechos de petición (en especial en aquellos que no tienen restricción de caracteres), no ha indicado que puede ejercerse este derecho de cualquier manera, desconociéndose, por ejemplo, algunas exigencias mínimas sin las cuales perdería inteligibilidad la comunicación.
Para presentar un derecho de petición, como es bien sabido y como en esta oportunidad sí lo han entendido, debe respetarse al menos lo indicado por el artículo 16 de la ley 1437 de 2011, modificado por el artículo 1 de la ley 1755 de 2015, así como por las disposiciones que sean de aplicación por vía analógica de la ley 2080 de 2021. Entre otras cosas, dirigirlo expresamente a una persona determinada, solicitar claramente lo que necesita y, por lo menos, justificar el interés particular o general que lo faculta, así como las razones que acompañan la petición. Y no está de más identificarse adecuadamente. De lo contrario, bastaría con arrobar o etiquetar a cualquier usuario de la plataforma Twitter, sin ningún tipo de manifestación específica adicional, para suponer que se generaron obligaciones a su cargo.


b.- Ustedes indican que en el año 2020 ya la ciudadana Diana Díaz había presentado un Derecho de Petición solicitando información sobre el “trabajo de grado” de Natalia Bedoya Rendón y que la Universidad omitió “dar respuesta a la totalidad de (sic) interrogantes, con la excusa de catalogarlos como “datos semiprivados” y que, para responderlos, requerían la autorización de la egresada”.

Sobre este particular vale la pena aclarar dos cosas. La primera de ellas estriba en que la Universidad Icesi no tomó por “excusa” el hecho de que la información solicitada tenía la naturaleza de ser semiprivada, para no entregarla. No fue, por consiguiente, una manera de evadir las obligaciones correspondientes, que es exactamente lo que significa la expresión “excusa”. La naturaleza pública, semipública, semiprivada o privada de la información no la asigna la Universidad Icesi, sino la legislación y la jurisprudencia nacional, de modo que respetar ello era justamente lo que exigían las obligaciones constitucionales, legales y morales del caso.
La segunda circunstancia que es necesario aclarar, es que la ciudadana Diana Díaz no presentó uno sino tres derechos de petición a la Universidad Icesi (17/02/2020; 01/03/2020 y 27/04/2020). Las tres solicitudes fueron contestadas de forma oportuna, congruente, respetuosa e idónea, indicando todo aquello que constitucional y legalmente podíamos responder. Insatisfecha con las respuestas, acudió a la justicia constitucional y, por vía de tutela, un juez de la República determinó que se ajustaba a Derecho la actuación de la Universidad Icesi, dejando absolutamente en claro que nuestro proceder había sido respetuoso del ordenamiento jurídico nacional; que es algo decididamente contrario a lo que de forma malintencionada e irresponsable se ha sugerido por parte de algunos usuarios de algunas redes sociales –por lo general ocultos en sobrenombres-, al afirmar que graduamos a nuestros estudiantes sin el cumplimiento de requisitos reglamentaria y legalmente instituidos.
Hechas las anteriores aclaraciones, a continuación respondemos a las solicitudes por ustedes elevadas:


1.- No es correcto afirmar que una dizque autorización general realizada por la titular de los datos en una red social, constituye una autorización expresa para desafectar las medidas de protección sobre la información. Al menos en nuestra opinión, el concepto mismo de “autorización expresa” difiere de la supuesta o eventual autorización implícita general que tiene un video colgado en Youtube. Y en lo que tiene que ver con el “comunicado oficial” o “comunicado a la opinión pública” que ustedes copian en su solicitud y que aparece en la red social Twitter bajo el dominio “@natiibedoya”, es claro que(i) no fue redactado ni firmado por ella, toda vez que se refiere a Natalia Bedoya como una tercera persona; (ii) no está dirigido a la Universidad Icesi; (iii) y sólo dice que invita a cualquier persona a consultar en las “instituciones correspondientes” lo referente a sus títulos profesionales, circunstancia que hemos certificado en innumerables oportunidades al acreditar la condición de egresada nuestra.
Por consiguiente, una vez más, señalamos que para obtener cualquier otra información adicional sobre la egresada Natalia Bedoya Rendón, debe mediar autorización expresa de su parte; o en su defecto, debe mediar la orden de autoridad judicial competente, a partir de la cual se levanten las medidas de protección sobre tal información.


Ahora bien, no entendemos por qué razón ustedes solicitan que se levante la medida de protección sobre la información, con base en la supuesta autorización general, y en relación con el derecho de petición de 2020 elevado por la ciudadana Diana Díaz. No es claro si actúan como representantes de la señora en mención; o si Diana Díaz y “GRUPO PLAGIOS S.O.S.” son la misma persona. Hasta que dicha circunstancia no se aclare, no podemos responder solicitudes que versan sobre actuaciones realizadas por personas distintas.


2.- En las respuestas a los derechos de petición del año 2020 a los que ustedes hacen referencia, manifestamos con absoluta claridad algo que volvemos a reiterar: el “trabajo de grado” o el “proyecto de grado” (cualquiera que sea su denominación, pues son expresiones intercambiables) no son términos sinónimos y, por lo tanto, no significan lo mismo que la “tesis de grado”. La Tesis de Grado es sólo una modalidad dentro de las diversas experiencias de investigación que contempla la universidad, al interior de la ruta de formación en la competencia en investigación que culmina con el curso “Proyecto de Grado II”. Esto significa que un estudiante, en un programa de pregrado, pudo haber adelantado toda la línea de formación para la investigación, matricular y aprobar el curso de “proyecto de Grado” I y II; y no necesariamente haber publicado una “tesis de grado”. Para ser más claros: un estudiante o egresado puede afirmar correctamente que ha realizado un trabajo de grado sin que ello deba entenderse como una indicación de que ha publicado una tesis.
Para comprender de mejor manera el asunto, transcribimos una parte de la respuesta a uno de los derechos de petición de 2020 citado por ustedes, esperando que en esta oportunidad haya una mejor comprensión del asunto:


“La Universidad Icesi persigue, dentro de un conjunto de competencias generales, transversales y específicas, el desarrollo de habilidades, destrezas y disposiciones para la investigación en cada uno de sus estudiantes, con independencia de la disciplina que cursen. Existe, de hecho, una línea de formación para la investigación en la que los cursos de Proyecto de Grado I y II (para el caso de Derecho), son apenas una parte. En lo que tiene que ver con el Programa, la competencia de investigación es introducida por la asignatura “Historia del Derecho”; fortalecida por las asignaturas “Fundamentos de probabilidad y estadística”, “sociología jurídica”, “Derecho Constitucional II”, “Proyecto de Grado I”; y evaluada por “Proyecto de Grado II”.

Al interior de estos cursos los estudiantes están expuestos a diferentes prácticas y rutinas de investigación que van desde trabajos dirigidos, actividades extracurriculares, pasando por la elaboración de líneas jurisprudenciales. Y a lo largo de toda su carrera, están expuestos a innumerables actividades tales como las conferencias de investigación; coloquios y seminarios de investigación; concursos y misiones internacionales; ponencias o publicaciones; monitorías de investigación, etcétera.

A su turno, en la asignatura “proyecto de grado” I y II, los estudiantes pueden optar por un elenco diverso de “experiencias de investigación”, que no necesariamente se corresponden con las tradicionales “tesis de grado”. Para la Universidad Icesi el “proyecto de grado” es un proceso sistémico de análisis y aprendizaje de una situación problemática, enmarcada en las distintas líneas de investigación liderada por profesores investigadores pertenecientes al Programa, al Departamento Académico y, en algunos casos especiales –concretamente cuando los estudiantes cursan programas en simultaneidad– con profesores de otras facultades. La investigación, en la cual participa el estudiante, se orienta principalmente al tratamiento y solución de un determinado problema jurídico, mediante el empleo de alguna metodología de reconocido valor dentro del campo, tales como la dogmática, la sociología jurídica, el análisis económico del derecho, la historia, o el trabajo analítico, entre otras.

Dentro de las muchas experiencias investigativas que pueden tener en proyecto de grado, los estudiantes pueden optar por (i) investigaciones autónomas dirigidas (tesis, monografías, tesinas, documentos de reflexión, líneas jurisprudenciales, documentos de revisión -estados del arte o balances bibliográficos-, o estudios de caso), (ii) vincularse a un proyecto de investigación desarrollado por sus tutores; (iii) vincularse a monitorías de investigación; o (iv) vincularse a semilleros de investigación.


Las investigaciones autónomas dirigidas (salvo los estudios de caso y los documentos de revisión) requieren de sustentación ante un comité de evaluación integrado por dos jurados evaluadores. En la vinculación a proyectos de investigación liderados por profesores, no se necesita agotar la etapa de evaluación y sustentación pública ante jurados, sino que su aprobación dependerá exclusivamente del profesor tutor a partir de un reporte final de investigación, que pasará a ser propiedad intelectual del tutor, quien lo usará en los productos de investigación que resulten del proceso. Es decir, que a juicio del tutor el reporte final o el material que este contenga podrán ser usados como insumos para el proyecto o producto que él determine.

¿Qué quiere decir todo lo anterior? Que los estudiantes que no aparecen en las bases de datos de la biblioteca como autores de tesis de grado, optaron por otras experiencias de investigación distintas a las investigaciones autónomas dirigidas. A su turno, la mayoría de los estudiantes que eligieron tesis de grado, autorizan a la Universidad a subir a la plataforma de la biblioteca sus trabajos, con el objetivo de que sean consultados por el público en general. Quienes optaron por experiencias de investigación diferentes a las investigaciones autónomas dirigidas (tesis, tesinas, monografías, estudios de caso, documentos de reflexión, líneas jurisprudenciales, etcétera), en cambio, no han autorizado el uso de la información sobre su experiencia de investigación, por la sencilla razón de que ello constituye el resultado de los objetivos de aprendizaje al interior de un determinado curso. Y esto, quiéranlo o no, constituye una información semiprivada.

En consecuencia, acceder a las solicitudes por ustedes elevadas, sería tanto como tener que informar cómo le fue a un determinado egresado en un curso, qué notas obtuvo o qué retroalimentaciones recibió. Y es bastante evidente que reportar ello, significaría desconocer deberes legales y constitucionales sobre la guarda de la información académica.

Cordialmente,
Francisco Piedrahita Plata
Rector
Universidad Icesi

Share This Post:

sos2016